Home / Noticias / Cine / El documental “El Tren De La Línea Norte”: Una Mirada Crítica A Los Campos De Cuba Llega A Miami

El documental “El Tren De La Línea Norte”: Una Mirada Crítica A Los Campos De Cuba Llega A Miami

Hace poco más de seis meses, nos hacíamos eco de la irregular suerte del documental “El tren de la Línea del Norte”, un documental cubano de 80 minutos de duración, con guión y dirección de Marcelo Martín, fotografía de Ernesto Calzado y montaje de Daniel Diez, Jr.

El documental se adentraba en la difícil realidad de las zonas rurales de la provincia de Ciego de Ávila, en el año 2013.

El elemento unificador que servía de pretexto para indagar en la realidad de los campesinos de esa zona, era un viaje en el llamado “Carro de Puertas”, un tren de un solo vagón que es el único medio de transporte entre varios poblados, y que hace la ruta desde los años 40 del pasado siglo, partiendo de Morón.

Como una road movie, el documental lleva al espectador por tres pueblos claves en la zona: Falla, Chambas y Punta Alegre.

En el recorrido hay una parada importante a mitad de camino, en Falla, un pueblo detenido a principios de los años 90 del siglo XX y atravesado por una crisis económica.

Allí, entre las ruinas materiales y espirituales, el equipo de filmación documentó la miseria y el olvido.

La noticia ahora es que este significativo documental será exhibido mañana martes 19 de julio ―en función única― a las 7 p.m. en Coral Gables Art Cinema(260 Aragon Ave.).

El director estará presente en la proyección y responderá las preguntas del público al final.

El documental ofrece valiosos testimonios sobre los serios problemas vivienda que enfrentan los residentes en el poblado de Falla (Ciego de Ávila).

Casas destartaladas y llenas de goteras que esperan a ser reparadas desde el paso del huracán Kate por Cuba, en 1985, fue el panorama que se encontraron los realizadores al llegar a ese lugar.

“Algunos dicen de Haití, pero en Cuba hay muchas partes destrozadas y nadie se preocupa por ellas”, ha confesado una de las residentes a El Nuevo Herald.

“Falla era el lugar mágico que permanecía latente en mi cabeza durante los meses de escuela y que siempre que lo visitaba me permitía liberarme de la cotidianidad citadina. Esperaba con ansias poder regresar cada verano”, dice Martín sobre el pueblo natal de su madre, adonde regresó en el 2013 para filmar el documental “El tren de la Línea Norte”.

En dos de las vecindarios más afectados, los residentes han recurrido al cartón para improvisar casas, donde viven desde el paso del huracán Kate.

“Yo gano 448 [pesos cubanos] mensuales y un saco de cemento cuesta entre 100 y 150”, dice criticando el hecho de que el gobierno ya no les entrega los recursos y se supone que los afectados los deben obtener por “esfuerzo propio”.

“Es imposible arreglar una casa cuando no se tiene dinero para comer”, apunta Martín, que tocó el tema de la crisis de la vivienda en un documental anterior titulado “Elena”.

Pero no siempre todo fue mal en Falla, la prosperidad llegó a la zona cuando el inmigrante español Laureano Falla Gutiérrez la eligió para construir en la segunda década del siglo XX el que fue uno de los centrales azucareros más eficientes de Cuba: “El Adelaida”.

A su muerte, en 1929, el poblado de Falla continuó su desarrollo con una destilería, un cine y otras fuentes de trabajo, como henequeneras, además del ya citado Central.

Sin embargo, hoy Falla es un pueblo triste, un pueblo fantasma: el cine es un edificio vacío lleno de goteras, con una pantalla inservible, las puertas de emergencia clausuradas y un único televisor en el que a veces ponen películas. En cuanto a estadio deportivo, es un campo de hierba seca.

Muchos de los entrevistados reconocen algo que acaba siendo la práctica entre cientos de miles de cubanos en toda la Isla: a veces no pueden respetar las leyes si quieren sobrevivir.

La única opción de supervivencia es el negocio ilegal, como reconocen varios de los entrevistados, que se han dedicado a las peleas de gallos, al tráfico de langosta, a destilar alcohol.

“Falla se ha quedado sin hombres. Todos están presos por matar vacas”, dice “Pichón”. La pena por matar vacas puede ser hasta 17 años de cárcel.

“En Cuba las leyes existen para ser violadas porque el solo hecho de vivir se vuelve ilegal muy a menudo”, dice Martín, ante el reconocimiento de tantos de sus entrevistados de haber estado involucrados en actividades ilegales.

Y añade:

“Cuando el acceso a las necesidades primarias de vida no se encuentra dentro del marco legal, nadie va a dudar en violentar lo que tenga que ser violentado”.

La suerte del documental “El tren de la Línea Norte” fue desigual porque el vídeo musical que utilizaba imágenes con música instrumental de Santiago Feliú, Harold y Adrián López-Nussa, fue censurado en los premios Lucas, sin embargo, un mes después el mismo documental fue reconocido con un premio Caracol, como el mejor de su categoría en la sección de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC.

Luego compitió por un Coral en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva  (España).

Marcelo Martín es graduado de Diseño de Comunicación Visual, en el Instituto Superior de Diseño (ISDI): Se inició como realizador de publicidad para televisión y luego dirigió varios documentales.

El realizador fue apoyado en Cuba por el Centro Martin Luther King en la parte económica, logística e institucional. La Productora Caminos, de ese Centro, fue una de las casas productoras del filme.

Insistimos, mañana martes, en Coral Gables, se podrá ver este documental crítico y comprometido con la realidad de los campos de Cuba. A continuación se puede ver el tráiler.

Comments

comments

About Lazaro Bermudez

Check Also

Hollywood sueña con Cuba, el fenómeno “Habanawood”.

Tras el acercamiento diplomático entre Washington y La Habana, los equipos de Hollywood se han …

Vin Diesel en Cuba “Gracias mi pueblo”.

Salen a la luz nuevas imágenes de Vin Diesel en Cuba. En el vídeo también …

Transformers también se grabará en Cuba

Habana se vuelve protagonista, “actriz” de lujo solicitada por todos. Por eso, no resulta nada …